Becque, becque… ¿Becque qué??

Becquerelios. Becquerelios por metro cúbico: Bq/m3. Con esta unidad de medida podemos comprobar la cantidad de gas radón que puede detectarse en el interior de una vivienda. La cuestión es que cuando hablo con mis amigos arquitectos, muchos de ellos sensibles a los asuntos que tratamos en este blog, no tienen ni idea de la importancia que este factor tiene en la salud de las personas que vivirán en las casas que ellos proyectan.

La EPA estadounidense (Environmental Protection Agency, o Agencia de Protección del Medio Ambiente) gasta mucho dinero todos los años en comunicar sus conclusiones y valores sobre los riesgos del gas radón para el público en general, y lo hace tanto en inglés como en español. La Unión Europea también indica unos valores claros sobre la exposición a este gas. Incluso el CSN (Consejo de Seguridad Nuclear) edita y distribuye un estupendo folleto, realizado por la Universidad de Cantabria, que explica todo lo necesario para conocer las causas, los efectos y la prevención ante el radón.

Pero mis amigos arquitectos siguen sin tener la información necesaria para comprender el alcance del problema y poder aplicar soluciones. Es muy importante que el factor del gas radón se incluya en el Código Técnico de la Construcción (CTE).

4 respuesta a “Becque, becque… ¿Becque qué??”

  1. Hola, Cano. Supongo que te refieres a las fallas geológicas que pueden existir en el subsuelo. Las fallas en sí mismas no son fuente de radiactividad, aunque sí pueden ser un punto de fuga por donde pueden fluir con más facilidad los gases radiactivos presentes en las rocas. Aparte de esto, las fallas también pueden alterar drásticamente el campos magnético que se registra en la superficie terrestre. En cuanto a los movimientos del terreno por los que preguntas, no suponen un factor de riesgo desde el punto de vista de la salud geoambiental. Afectan a la estructura de los edificios, pero ése es otro problema.

  2. gracias D. Fernando, entiendo que el tema de los movimientos del terreno puedan afectar a la estructura de los edificios, pero y las fallas que se encuentran bajo los edificios, de qué manera pueden afectarles?

    1. Cano, esta entrada del blog se refiere al tema de la radiactividad. Las fallas tienen otros efectos no relacionados con la radiactividad, efectivamente, pero sería muy largo tratarlos aquí. Me anoto el tema para un próximo artículo, si te parece. Saludos y gracias por tu interés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *