Camas que quitan el sueño

Hace unos años mis padres compraron unas fantásticas camas que prometían todo el confort que suele prometer la vida moderna, y como no, la vida moderna casi siempre suele traer enchufe o batería de litio.

Las camas con enchufe despertaron mi curiosidad: articulaciones activadas con motores, mandos con dispositivos electrónicos, enchufe sin toma de tierra, como los de una lámpara de mesa… En definitiva, contaminación electromagnética por bajas frecuencias casi asegurada. Obviamente en la siguiente visita acudí con los chismes de cazar rayos, y como no podía ser de otra manera me encontré con el aquelarre electromagnético esperado, pero con niveles más subidos de tono de lo que podría haber imaginado.

Para empezar, al no disponer de toma de tierra, las camas no bajaban de los 180 V/m (voltios/metro) de intensidad de campo eléctrico, y lo peor venía de los motores, que llegaban a generar hasta 1.357 nT (nanoteslas) de densidad de flujo magnético en el mismo centro de cada una de las camas. Estos valores de campo magnético son los que suelo encontrar cuando mido un transformador urbano, como podéis ver en estas fotografías. La imagen de la izquierda corresponde a una medición de flujo magnético delante de la puerta de un transformador urbano, y la de la derecha sobre la colcha de una cama eléctrica articulada.

Transformador Cama

En este caso mis padres tuvieron la suerte de estar avisados a tiempo, pero durante estos años he encontrado muchas más camas como éstas, y no en todos los casos los niveles eran tan bajos. En uno de los últimos análisis de vivienda que he realizado encontré una cama con valores de hasta 2.700 nT, y curiosamente la persona que intentaba descansar en ella seguía un tratamiento sin éxito contra el insomnio.

Por supuesto, no es el primer caso que he visto de alguien con insomnio o dificultades para dormir por exposición a campos electromagnéticos. Como no es lo único que he visto en situaciones similares y con valores incluso más bajos que estos, me preocupa mucho más las consecuencias en la salud de largos años de exposición más allá del bien dormir.

La mayoría de las camas con enchufe que voy encontrando pertenecen a personas que por problemas de salud necesitan una cama eléctrica articulada para facilitar su movilidad, tanto por ellos como por las personas que los atienden, y seguro que en ningún momento se habían planteado un problema como éste. Y claro, ¿qué hacemos? ¿Tiramos la cama con enchufe y regresamos a la de dosel? La verdad que parece una opción bastante romántica, pero para estas personas es de suma importancia la movilidad de sus camas, y por suerte, a día de hoy se pueden encontrar soluciones, si observamos algunos puntos podemos conseguir una cama eléctrica articulada completamente libre de campos.

A la hora de comprar una cama articulada es importante observar si el modelo dispone de sistemas de protección y desconexión automáticos como ya he visto en algún modelo en estos dos últimos años (ya hay fabricantes que cuidan estos detalles). Esto es importante para garantizar la salud geoambiental de nuestro hogar. Y si la cama que ya tenemos no dispone de estos dispositivos, siempre podemos instalar un bioswitch (desconector automático de red) entre el enchufe de la cama y la toma de corriente del dormitorio. De esta manera la cama sigue cumpliendo su funcionalidad sin emitir campos mientras no estamos activando los motores para cambiar su posición.

Sólo me queda desearos un buen descanso y que disfrutéis de vuestras camas, sean como sean.

3 respuestas a «Camas que quitan el sueño»

  1. hola,he leido atentamente tu reportaje sobre la contaminación electromagnetica en las camas articuladas.
    Resulta que hace seis años que duermo en una de esas,tengo 52 años, y hoy 10-02-2011 gracias a un aparato medidor,que me han dejado, me he enterado que durante 6 años he estado expuesto durante mi descanso a 1200 nT.
    Estoy bastante preocupado.
    Esto puede haberme producido algún daño en mi salud?
    gracias por leer mi e-mail.
    Un saludo.

  2. Hola, Santi:

    En este caso que planteas, el enemigo ha sido descubierto y nos brinda la oportunidad de vencerlo. Si a día de hoy te encuentras bien de salud yo me quedaría tranquilo. Seis años expuesto a un campo de 1.200 nT (nano Teslas) puede ser mucho o poco tiempo, nuestra sensibilidad personal varía considerablemente de un individuo a otro. Hay personas que casi desde el primer día tienen dificultad para conciliar el sueño, y otras que no notan nada hasta que la gota diaria de exposición rebosa el vaso después de veinte años o más. La mayoría de los estudios científicos y epidemiológicos diferencian a adultos y a niños (menores de 15 años) considerando más sensibles a estos últimos. También se considera como población sensible a personas ancianas, enfermas, o bebes en proceso de gestación.

    El criterio a seguir es: sensibilidad personal + cantidad de radiación + tiempo de exposición.

    Si tu vaso no ha rebosado hasta la fecha seguro que se encuentra todavía medio vacío, y como podemos eliminar el campo de tu cama, ya tienes un motivo para estar tranquilo y descansar mejor.

    Lo positivo de evitar fácilmente la contaminación electromagnética es que cuando apagamos el interruptor, el motivo de preocupación desaparece por completo y no deja residuos ambientales por tiempo indefinido. A continuación veremos unas recomendaciones para que puedas seguir usando tu cama como has venido haciéndolo hasta la fecha, pero sin el campo al que te has encontrado expuesto todo este tiempo.

    En primer lugar, puedes comprar una regleta de enchufes con un interruptor luminoso para saber cuando está activado o desactivado todo lo que esté enchufado en la regleta. En este caso la cama.

    Después de enchufar la cama a la regleta, y ésta a la toma de corriente de la pared, comprueba con el aparato medidor que te han prestado si, al apagar el interruptor luminoso de la regleta, el campo desaparece.

    En principio el campo magnético debería haber desaparecido por completo, pero igual todavía queda campo eléctrico en la cama.

    Para ver si hay campo eléctrico tenemos dos posibilidades:

    – En primer lugar, puedes detectarlo y valorarlo con el medidor de campos que te han prestado, siempre que éste disponga de una función que te permita medir variante magnética en nT (nanoTeslas) y eléctrica en V/m (Voltios/metro).

    – En segundo lugar, si el medidor no dispone de esta función y solo mide campo magnético, necesitarías adquirir en la ferretería un busca polos o comprobador de corriente sonoro (normalmente hay aparatos de este tipo desde los 10 € aproximadamente). Con este aparato podrás observar si hay tensión en el cable de la cama aún cuando el interruptor de la regleta esté apagado. Si el detector de corriente hace sonar un pitido (solo cuando toca el cable de la cama, no el de la regleta) quiere decir que el interruptor de la regleta no está cortando la fase de la toma de corriente y mantiene en carga el cable de la cama.

    Pues bien, en caso de detectar campo eléctrico en la cama, desconecta de la toma de corriente de la pared el enchufe de la regleta, gíralo 180º, cambiando la posición de las clavijas del enchufe de un agujero a otro de la toma de corriente de la pared. Por último, comprueba, de nuevo, utilizando el busca polos o detector de corriente, y toca con éste el cable de la cama. El aparato no debería de sonar y esto indicaría la ausencia de campo eléctrico en la cama.

    Si todo funciona tal como se ha descrito, puedes estar tranquilo y disfrutar de tu cama durante todo el tiempo que quieras, siempre que durante el periodo de sueño el interruptor de la regleta esté apagado.

    Espero que te sea de utilidad.

    Un saludo, Santi.

  3. Bueno, Fernando me quedo mucho más tranquilo,después de haber leido tus explicaciones. El aparato esta totalmente desconectado de la red, y ya no hay más que 14nt cosa que es totalmente normal.Gracias por todo.
    Tendrian que hacer una normativa sobre todos estos aparatos,porque la gente no tiene ninguna información sobre ese tema.
    Cabe resaltar tambien el altisimo nivel de contaminación en las cocinas electricas,micro ondas,y transformadores domesticos NO electrónicos.
    un saludo Santi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *