El arte de habitar

Estas fiestas las estoy pasando en el pueblo, en casa de la familia, disfrutando de los encuentros familiares y de los amigos. También estoy ganando algunos gramos (bueno, vale, kilogramos) con las comiditas navideñas y los platos familiares tan entrañables, cuyos aromas y sabores siempre estarán en nuestras memorias. Y siempre recordaremos como bueno, sano, autentico, de toda la vida, etc.

Además, estoy disfrutando de la calidad del sueño, que en la casa familiar de San Roque se puede categorizar de excelente. Con sus casi 100 años dando hogar y cobijo la casa de San Roque no ha conocido estructuras metálicas ni hormigón, su cuerpo está formado por mampostería de piedra caliza y mortero de cal, yeso, madera, caña y teja árabe. Instalaciones eléctricas las justas. La calefacción la pone la chimenea, pino, podas de albaricoquero, sarmientos y cepas de vid, junto con alguna caja que no irá al reciclado, exclusivamente biomasa. Muros de carga de entre 60 y 80 cm de espesor, de esos que hacen calentitas las casas en invierno y frescas en verano sin hacer nada, un sistemta de arquitectura tan antigua y sencilla como eficiente, la cual jamás ha necesitado ni enchufes ni tubos para dar de comer a las compañías tan dependientes de nuestras necesidades de consumo energético, tan solo pura inercia térmica.

En cuanto a la calidad del ambiente por campos de microondas, nunca hay más de 0,00006 µW/cm2 (microvatios por centímetro cuadrado) , y por supuesto sin dejar por ello de tener cobertura en el móvil. Y en los dormitorios, mobiliario vintage años 30 y 50 en madera, con las camas cubiertas por una buena capa de mantas, todo un lujo en aislamiento y conservación de la propia energía. Sin frío, sin calor, sólo confort.

Todos coincidimos en que aquí dormimos mejor que en el piso de las ciudades en las que hacemos nuestras vidas.  Disfrutamos de un espacio más libre de radiaciones y de contaminación geoambiental. Y no es que durmamos mal en nuestras casas habituales, pero sí que nos percatamos de que la calidad del sueño es siempre mejor en casas como la de San Roque, la de la Plaza, la del Trueno, o la de los Caños, casas con nombre propio, de las que no recordamos ahora sus números de calle y en las que casi todos alguna vez hemos podido disfrutar de un sueño tan fresco como los de antiguamente, igual que cuando éramos pequeños, un sueño tierno, puro, profundo y verdadero.

Indudablemente el lugar “con mayúsculas”  influye directamente en la calidad de nuestras vidas. Claramente encontramos tantos grados de excelencia en el hábitat como podemos encontrarlos en tantas y tantas facetas de la vida. Tantas como puedan alcanzar nuestros sentidos, los cuales nos indican mediante “estados de placer puro” lo bueno que puede  ser para nuestra salud y bienestar, o más simple, “para vivir”, el disfrutar de acciones tan sencillas y autenticas como caminar en la naturaleza y respirar el aire puro del campo, los aromas y sabores de una buena comida, una buena compañía, una buena música…
O en el caso que nos ocupa, un buen lugar para vivir y descansar.

Andamos buscando una ciencia y posiblemente se trate de un arte, como muchas de las cosas buenas de la vida.

Y vosotros, ¿dónde os sentís más a gusto?

3 respuesta a “El arte de habitar”

  1. Hola Fernando, me gustaría saber tu opinión, desde hace dos años que vivo en esta casa tengo situada la cabecera de la cama al sur, porque si la situaba al norte daba a una pared con varios enchufes y corriente eléctrica pasando por ahí. Es perjudicial tener la cabecera al sur. También quisiera saber si tu haces estudios en las casas para ver cual sería la mejor posición. Un saludo y gracias. Ana

    1. Hola Ana, tradicionalmente en los textos de geobiología siempre se ha relacionado el Norte magnético con la mejor orientación para situar la cabecera de la cama. Esta información debe surgir del ancestral saber popular, pues hasta hace muy poco no existían documentos sobre experiencias científicas que justificasen las bonanzas de dormir en una orientación u otra. O al menos yo no los conocía.
      Desde los años 70 del pasado siglo, conocemos de esta actitud en bacterias que incorporan nano partículas de óxido de magnetita llamados magnetosomas a su que hacer habitual.
      Y desde 1992 sabemos que nosotros también incorporamos estos cristales en nuestro organismo, principalmente en cerebro y articulaciones, gracias a los trabajos de Kirschvink.

      Ahora conocemos la capacidad magnetoreceptora de multitud de animales, que principalmente la usan en sus migraciones estacionales como en el caso de las aves y los cetáceos, pero en lo que se refiere a la orientación adecuada a la hora de dormir, nos sorprendimos con los estudios realizados por la bióloga Sabine Begall, de la Universidad de Essen-Duisberg (Alemania), donde nos describe como grupos de mamíferos en libertad, concretamente vacas, ciervos y corzos, se orientan de forma cardinal alineados con el flujo del campo magnético terrestre. Ojo, se orientan cardinalmente, pero indistintamente con la cabeza tanto al Norte como al Sur magnético.
      Por lo que sabemos de estos animales, podríamos adoptar esta costumbre como saludable para nosotros, pero sabemos poco o nada sobre la influencia de este factor en nuestra salud. Su acción es muy débil en comparación con otras influencias, como las ejercidas por fuentes artificiales como las que incluyes en las cuestiones que planteas, o también de origen natural como las que nos señala el estudio de la geobiología, desde elementos ferromagnéticos en la estructura de la cama, o del edificio, como de la influencia de la geología en los campos geofísicos que afectan al lugar donde se encuentra ubicada la cama.

      Por mi experiencia, este factor se encontraría a la cola de los posibles elementos que podrían incidir en nuestra salud, más bien estaríamos hablando de calidad, o excelencia, en el uso del hábitat, pero en ningún caso podríamos considerarlo como un factor de riesgo para la salud. En cuanto a tu pregunta sobre si me dedico a realizar prospecciones y análisis sobre campos y radiaciones en viviendas, sí, es mi pasión y una de mis actividades principales. Puedes visitar nuestra página web en http://www.geosanix.com para ver como es mi trabajo.

      Y para ampliar un poco más la información sobre la orientación de la cama, te recomiendo otro post incluido en este blog en el mes de junio de 2010, aquí tienes el link.
      http://www.vivoenunlugarsano.com/2010/06/de-magnetita-vacas-y-dormir-bien/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *