¿No hay nada?

Los sonidos y las luces de lo invisible nos sorprenden, encontramos un lleno intangible donde parece que no hay nada, billones de bits de información ocupan el espacio en longitudes de onda que no podemos ver, tocar, oler, saborear… O escuchar a través de nuestros cinco sentidos.

El ser humano tiene muchas capacidades, y entre ellas la posibilidad de generar informaciones invisibles e intangibles en su propio provecho. Lenguas extrañas a nuestro modo natural de comunicarnos, pero comunes para una multitud de aparatos que se interrelacionan a través de un vacío aparentemente inexpresivo.

Telefonía móvil, televisión, internet…Informaciones invisibles, silenciosas, como los discretos sirvientes que transitaron por los laberínticos pasillos ocultos de un antiguo palacio. De la misma manera se dejan ver y oír a través de auriculares, altavoces, luces y pantallas que transforman la información que habita el vacio en lenguajes comprensibles a nuestros sentidos.

Nos hemos acostumbrado tan rápidamente a los aparatos que nos conectan y trabajan por nosotros que ya no nos sorprenden sus capacidades y nos olvidamos de los caminos paralelos que recorren para sernos útiles.

Hoy no vamos a hablar de campos electromagnéticos y salud, hoy vamos a observar el vacio lleno de infinitos bits de información de un modo original. Escuchemos y veamos sus manifestaciones cuando interceptan un aparato diseñado para transformarlos en luz y sonido.

En este vídeo, podréis escuchar los sonidos de ondas electromagnéticas de baja frecuencia recogidos por Miquel Nieto, el coleccionista de sonidos extraños, en la Rambla de Barcelona

Y si os gustan los paisajes, en este otro vídeo podréis ver la banda luminosa que producen las emisiones de las redes WiFi en la noche de Oslo. Es un performance realizado por un grupo de alumnos de la Oslo School of Architecture & Desing en el que pintan la señal Wi-Fi con luz.

Solo veamos, escuchémonos y sorprendámonos…

2 respuestas a «¿No hay nada?»

  1. Hola, Álvaro:

    Muchas gracias por añadir el link. Estamos al corriente.Esperamos que la Comisión de Medio Ambiente del Colegio de Europa consiga este propósito, porque esperar al último momento hasta que haya suficientes informes médicos y científicos como para tomar decisiones no va acarrear ningún beneficio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *