¿Dormir con el móvil en la mesilla de noche? No, no, no.

La contaminación invisible de móviles y redes Wifi puede dejarte en vela. Numerosos estudios relacionan una prolongada exposición a radiaciones diversas con el agotamiento de los sistemas de autorregulación de los seres vivos.

NATALIA MARTÍN CANTERO. 01 de marzo de 2013. 08:53 h.

En la serie de televisión de los años 90 Doctor en Alaska aparecía un hombre confinado en una burbuja de plástico a causa de una extraña enfermedad que le producía rechazo hacia casi cualquier cosa fabricada durante el siglo XX. Si este personaje ultra sensible entrase hoy en una casa normal y corriente, en una tienda o en un edificio público, seguramente le daría un telele.
Las personas muy sensibles a la sobreexposición de radiaciones están comenzando a aparecer en un entorno saturado por, entre otras cosas, los router Wifi y la telefonía móvil. “Tan importante como la alimentación o el ejercicio es el lugar donde vivimos”, señala Fernando Pérez, de Geosánix, una empresa especializada en evaluar los tóxicos ambientales y radiaciones naturales y artificiales en cualquier inmueble o terreno.
Es importante recordar que las radiaciones no son percibidas por los sentidos. No se pueden tocar, no se ven, no huelen y no se sienten, por lo que no hay que esperar ningún tipo de manifestación externa. Las radiaciones naturales proceden de la actividad geofísica en la corteza terrestre (un curso de aguas subterráneas, por ejemplo), mientras que las artificiales pueden proceder de las antenas y aparatos de telefonía móvil, los dispositivos inalámbricos de tipo Wifi, los transformadores de los electrodomésticos o el alumbrado urbano, entre otros lugares.
Numerosos estudios relacionan una prolongada exposición a radiaciones diversas con el agotamiento de los sistemas de autorregulación de los seres vivos. Entre los síntomas más comunes en una primera fase se encuentra la dificultad para conciliar el sueño o dolores de cabeza. Cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoció el año pasado que los teléfonos móviles pueden causar cáncer sembró todavía más incertidumbre sobre los peligros de los campos electromagnéticos. Entonces la OMS constató que en algunos ensayos hubo un aumento de gliomas (un tipo de tumor cerebral muy poco frecuente) que se «puede atribuir» al uso de estos aparatos, y que «hay que seguir investigando».
“Existe una gran desinformación al respecto. Y sin información sobre cómo puede afectar a nuestra vida, ¿hasta dónde podemos exponernos?”, señala Pérez. “El Wifi es imparable, y se aplica a todo lo que concierne a nuestra vida. Posiblemente pronto llegará a otros dispositivos. La pregunta es, ¿a qué nivel de radiación nos estamos exponiendo? Estamos ante algo muy nuevo. Todavía tenemos que aprender a manejar los riesgos”.
Si se trata de poner límites, hay que comenzar por el dormitorio, el espacio donde pasamos más tiempo. La precaución más básica es desenchufar el router y apagar el móvil que mucha gente tiene por costumbre dejar en la mesilla de noche. Otras recomendaciones menos conocidas pero igualmente importantes son evitar colocar en la pared contigua un electrodoméstico ya que, aun estando apagado, emite radiaciones que traspasan la pared. Tampoco es conveniente poner a cargar el móvil cerca de la cama, ni usar un radio-despertador.
Entre los clientes de Pérez se encuentran personas con problemas como insomnio o fatiga crónica que, tras hacerse todo tipo de pruebas médicas, recurren a esta empresa como último recurso. Este es el caso de un matrimonio de Córdoba que, según señala, tenía tantos problemas para dormir que decidió pasar las noches en un hotel. Tras acudir a la vivienda, los técnicos descubrieron que el problema se encontraba en las estructuras metálicas del propio edificio. “El uso de las estructuras metálicas se ha incrementado tanto en los últimos años que a veces no conseguimos encontrar el norte en las casas”, indica.
El matrimonio de Córdoba terminó mudándose a otra vivienda, pero normalmente no hace falta llegar tan lejos. Aunque, como hemos dicho anteriormente, existe una gran desinformación sobre este tema, el siguiente decálogo de salud geoambiental podría ayudar a resolver problemas de sueño o fatiga si no se han encontrado otras causas aparentes que los causen:
1. Alta permanencia. Evita situar tu lugar de descanso o de trabajo sobre zonas con alteraciones geofísicas que alteran los campos magnéticos naturales en la superficie y provocan inestabilidad e intensa radiación terrestre. Los lugares donde pasas más horas al día deben estar libres de radiaciones naturales.
2. Descanso. Si has experimentado un caso de imsomnio o dolor de cabeza sin saber la causa puedes probar a no colocar en la mesilla de noche aparatos eléctricos como radio-despertadores, lámparas halógenas con transformador o teléfonos inalámbricos. Además, en esos casos se recomienda no poner el móvil a cargar al lado de tu cama.
3. Móviles. Al hablar por el móvil, hazlo con el manos libres; si evitas colocarte el aparato al lado del cerebro, estarás protegiéndote de sus radiaciones. Conecta el bluetooth o el wifi sólo cuando lo necesites. Procura que los niños no usen los móviles. Puedes leer más recomendaciones sobre el uso del móvil aquí.
4. Electrodomésticos. La lavadora, microondas, horno, caldera, cocinas de inducción o vitrocerámica no deben estar en la pared contigua a la cabecera de tu cama. Aun estando apagados, emiten radiaciones que traspasan la pared.
5. Instalación eléctrica. Comprueba que el cableado no emite más radiaciones de lo estrictamente necesario y que las tomas de tierra funcionan bien.
6. Tecnologías inalámbricas. Las tecnologías sin cables, como los teléfonos inalámbricos DECT o los routers wifi, saturan nuestro entorno de radiaciones. Elige preferiblemente tecnologías con cable y, si la tecnología inalámbrica te resulta imprescindible, siempre coloca las fuentes de radiación lejos de los lugares de alta permanencia.
7. Gas radón. Cuando decores tu casa, evita el uso de basaltos o granitos, algunas cerámicas y ciertos tipos de gres, que pueden ser fuente de gas radón. Si el inmueble tiene estos materiales, asegúrate de que hay una buena ventilación.
8. Antenas y cables. Antes de adquirir una nueva vivienda u oficina, vigila que no haya cerca antenas de telecomunicaciones o de teléfonos móviles, líneas de alta tensión, tendido eléctrico o transformadores urbanos.
9. Electricidad estática. Evita el uso excesivo de materiales sintéticos: moquetas, tejidos, encimeras de cocina, mobiliario, etc. Coloca humidificadores y utiliza preferentemente materiales naturales.
10. Edificios inteligentes. Los lugares cerrados con ventanas impracticables, suelos o techos técnicos y aires acondicionados son caldo de cultivo de bacterias y hongos por el aumento de la ionización positiva del aire. Hace falta una buena ventilación y utilizar ionizadores para mejorar la calidad del ambiente.
@nataliamartin es periodista. Si quieres ponerte en contacto con ella escribe a natalia@vidasencilla.es

Fuente: El País

Inicio del curso de Técnico en Salud Geoambiental 2013

Este año estrenamos formato para nuestro Curso de Salud Geoambiental. Después de algunos años de experiencias presenciales en la Fundación para la Salud Geoambiental hemos dado un paso decisivo y nos hemos lanzado con un curso on-line con el que pretendemos llegar a todo el mundo de habla hispana.

La necesidad nos la plantearon algunos futuros alumnos, dentro y fuera de España, que deseaban recibir esta formación pero que contaban con serias dificultades para desplazarse hasta Madrid y asistir a clase. Finalmente, y con el apoyo de la Fundación Vivo Sano, la iniciativa se ha puesto en marcha y en unos días, el 28 de enero, inauguraremos este nuevo curso.

Aunque se puede obtener la titulación de Técnico en Salud Geoambiental sólo con el curso on-line, hemos decidido mantener en esta formación cuatro talleres presenciales. Las vivencias con las promociones en años anteriores han sido tan especiales que nos resistimos a abandonar totalmente la enseñanza al estilo clásico. Las prácticas, que comienzan el 22 de febrero, no sólo están orientadas a los nuevos, sino también a los antiguos alumnos que quieran depurar su técnica.

Ya sea cara a cara o con una pantalla y un teclado de por medio, seguiremos fomentando la curiosidad, el conocimiento y el espíritu crítico, las cualidades que todo especialista en Salud Geoambiental debería cultivar día tras día.

Aprovecho la ocasión para dar las gracias a todos aquellos que habéis hecho posible la puesta en marcha y la continuidad de esta formación durante los últimos tres años, alumnos, profesores, y organización. En especial a Ruth Echeverría, por su profesionalidad como profesora y por ser el alma en la organización de estos cursos.

Gente curiosa, ¡nos encontramos en las formaciones!

Comienza el curso de Técnico Analista en Salud Geoambiental 2012 / 2013

Curso de Salud Geoambiental

Estamos a punto de iniciar los cursos de la Fundación para la Salud Geoambiental de este año, y además con novedades.

En las ediciones anteriores los cursos se impartieron solo presencialmente, pues bien, este año también se realizarán online. De esta forma facilitamos realizar los cursos a las personas que se encuentran lejos de Madrid, e incluso fuera de España, de hecho ya tenemos algunos alumnos de Latinoamérica y Portugal inscritos en el primer grupo.

Los dos sistemas de formación (presencial y online) permite a quienes lo deseen combinar las dos modalidades, pudiendo realizar los cursos online sin tener que desplazarse para los módulos más teóricos, y además, ampliar la formación participando en algunos de los talleres presenciales.

Esto puede ser muy interesante para los módulos más prácticos, como pueden ser los de medición de campos electromagnéticos, y los de geobiología.

Como inicio del curso, el día 25 de este mes a las 18 horas, celebraremos unas jornadas de puertas abiertas a las que estáis invitados a participar. Expondremos el programa y los objetivos de los cursos antes del comienzo de las clases.

Puede ser un encuentro interesante para conocernos y compartir nuestras inquietudes sobre salud y entorno mientras nos tomamos un café.

Nos vemos en nuestra sede en la calle Príncipe de Vergara 36, 6º D, de Madrid.

Eso sí, si decidís venir a las jornadas confirmad vuestra asistencia a través del correo de la Fundación, ya que tenemos un aforo limitado.

contacto@saludgeoambiental.org

Curso en la Universidad de Sevilla: opinión de un alumno

Después de haber puesto tanto esfuerzo e ilusión en este proyecto me ha parecido muy estimulante el correo recibido en la FSG, enviado por un alumno de los cursos de la Fundación para la salud Geoambiental en Madrid, quien también ha asistido a los cursos que hemos organizado en Sevilla junto con la Universidad de esta ciudad.

En nombre de todos los que hemos participado en la docencia y en la organización de estos cursos, muchas gracias José Manuel.

Os dejo con su email:

Finalizado el Primer Curso de Extensión Universitaria “Introducción a la Salud Geoambiental” de la Universidad de Sevilla con una temática tan apasionante y controvertida en los tiempos que corren como es la Salud Geoambiental, sólo tengo palabras de elogio para todos aquellos que han hecho posible su celebración.

En apenas 50 horas de clase hemos sido guiados por un magnífico grupo de profesionales del ámbito electromagnético a través de materias tan diversas como la salud y los campos electromagnéticos; electromagnetismo y radiaciones no ionizantes; bioelectromagnetismo, geobiología, bioconstrucción y un largo etcétera, sin olvidar aspectos de carácter legal, sociológico y ecológico, permitiéndonos adquirir una amplia visión del “océano electromagnético” en el que nos encontramos inmersos. Además de la repercusión social y debate que alrededor de esta temática se genera.

Cumplido el objetivo de divulgación, es tiempo de reflexionar lo aprendido y continuar aprendiendo de esta tan antigua pero poco conocida ciencia.

Debo agradecer por tanto, el esfuerzo realizado por los miembros de la Fundación para la Salud Geoambiental y de la Universidad de Sevilla, por haber hecho posible este encuentro y además animo la proyección de futuro puesta en marcha.

José Manuel López-Menchero

Geólogo

Técnico en Salud Geoambiental.

Cursos de Salud Geoambiental 2011-2012

Curso Salud Geoambiental 2011-2012

Este pasado fin de semana hemos terminado las prácticas que cierran los ciclos formativos que la Fundación para la Salud Geoambiental inició en enero de este año 2011. Los cursos han sido un verdadero éxito, hemos aprendido mucho todos juntos, tanto alumnos, como profesorado, y lo mejor de todo, hemos hecho muchos amigos con los que compartimos la pasión por los diferentes campos que constituyen la Salud Geoambiental.

Después de una experiencia tan satisfactoria comenzamos el nuevo curso en noviembre de este año , donde esperamos no solo repetir la experiencia, sino además mejorarla en todos los aspectos.

Además impartiremos la formación también en Lisboa, y en la Universidad de Sevilla como Curso de Extensión Universitaria, con el título: Introducción a la salud Geoambiental .

Como veis, un programa muy animado para este próximo mes. Ahora solo falta seguir contando con vosotros. ¿Qué os parece? ¿Os animáis?

¿No hay nada?

Los sonidos y las luces de lo invisible nos sorprenden, encontramos un lleno intangible donde parece que no hay nada, billones de bits de información ocupan el espacio en longitudes de onda que no podemos ver, tocar, oler, saborear… O escuchar a través de nuestros cinco sentidos.

El ser humano tiene muchas capacidades, y entre ellas la posibilidad de generar informaciones invisibles e intangibles en su propio provecho. Lenguas extrañas a nuestro modo natural de comunicarnos, pero comunes para una multitud de aparatos que se interrelacionan a través de un vacío aparentemente inexpresivo.

Telefonía móvil, televisión, internet…Informaciones invisibles, silenciosas, como los discretos sirvientes que transitaron por los laberínticos pasillos ocultos de un antiguo palacio. De la misma manera se dejan ver y oír a través de auriculares, altavoces, luces y pantallas que transforman la información que habita el vacio en lenguajes comprensibles a nuestros sentidos.

Nos hemos acostumbrado tan rápidamente a los aparatos que nos conectan y trabajan por nosotros que ya no nos sorprenden sus capacidades y nos olvidamos de los caminos paralelos que recorren para sernos útiles.

Hoy no vamos a hablar de campos electromagnéticos y salud, hoy vamos a observar el vacio lleno de infinitos bits de información de un modo original. Escuchemos y veamos sus manifestaciones cuando interceptan un aparato diseñado para transformarlos en luz y sonido.

En este vídeo, podréis escuchar los sonidos de ondas electromagnéticas de baja frecuencia recogidos por Miquel Nieto, el coleccionista de sonidos extraños, en la Rambla de Barcelona

Y si os gustan los paisajes, en este otro vídeo podréis ver la banda luminosa que producen las emisiones de las redes WiFi en la noche de Oslo. Es un performance realizado por un grupo de alumnos de la Oslo School of Architecture & Desing en el que pintan la señal Wi-Fi con luz.

Solo veamos, escuchémonos y sorprendámonos…

Quinto ciclo formativo en Granada

Ciclo formativo de aplicación de los principios prácticos de Geobiología

La semana pasada estuvimos pasando un agradable y soleado fin de semana en Caparacena, muy cerca de Granada, donde hemos celebrado el quinto ciclo formativo dedicado a la aplicación de los principios prácticos de geobiología. Nos acompañaron el grupo de amigos en que se han convertido los alumnos de la primera promoción de los ciclos formativos que inició la Fundación para la Salud Geoambiental el 28 de enero.

Hemos tenido la posibilidad de realizar bastantes prácticas, tanto en grupo como individualmente. A través de ellas los participantes pudieron reproducir los protocolos básicos de una prospección geobiológica y de campos electromagnéticos artificiales para su posterior análisis, dese el punto de vista de la salud geoambiental. Por supuesto también hemos disfrutado de la agradable acogida que nos ha brindado el grupo de personas que forman Amalurra Granada en su hotel rural. Por cierto, un hotel muy recomendable.

Este ha sido el quinto ciclo en tres meses, y ya vamos a por el sexto. El próximo 8 de abril volveremos a encontrarnos en el aula de formación de la fundación para introducirnos de lleno en el mundo de las tecnologías inalámbricas y su relación con la salud. Esperamos aprender mucho juntos y por supuesto disfrutar del reencuentro.

Además, ya estamos preparando el calendario para el siguiente ciclo. Os invitamos a consultéis la información de los programas y de las inscripciones a través de la Fundación para la Salud Geoambiental . Y si os apetece estar al día en noticias y curiosidades, nos vemos en Facebook.

¡Hasta dentro de muy poco!

Feria Biocultura Valencia 2011

La semana pasada, desde Geosanix, participamos en la Feria de Biocultura de Valencia con un stand. En él proporcionábamos información detallada sobre las distintas fuentes de emisión de radiaciones, los posibles riesgos en nuestra salud y las medidas que podemos tomar cada uno de nosotros para evitarlos.

Instalamos el stand en un espacio libre de radiaciones con cortinas apantallantes. Estas cortinas son confeccionadas con algodón y microhilos metálicos, de manera que reduce en un 90% los campos electromagnéticos de alta frecuencia. En el stand hicimos demostraciones sobre cómo se detectan y miden las radiaciones con aparatos específicos y, además, explicamos las posibles soluciones y medidas que hay que tomar para disminuir las emisiones.

En definitiva, nos lo pasamos genial. Fueron dos días muy intensos y estuvimos en contacto con muchas personas interesadas en conocernos y saber un poco más sobre la salud geoambiental y la contaminación electromagnética.

Y vosotros, ¿estuvísteis allí? ¿Qué os pareció la Feria?

Empezamos con la formación

Aula de formación

Este fin de semana hemos inaugurado los ciclos de formación de la Fundación para la Salud Geoambiental con las jornadas dedicadas a radiaciones no ionizantes y sus efectos. Estas jornadas están destinadas tanto al público en general como a profesionales de la salud y de la arquitectura. La finalidad es divulgar en profundidad y detalle los distintos factores que conforman la Salud Geoambiental, y así comenzar a construir una formación que derive en futuros profesionales de esta área.

A fecha de hoy podemos decir que estamos muy contentos. El curso ha sido un éxito y el aula de formación de la Fundación para la Salud Geoambiental se ha quedado un poco justita. Tanto, que algunos alumnos han tenido que esperar al próximo ciclo formativo, para el que ya hay fechas reservadas. Por tanto, si alguno estáis interesados, es conveniente que os inscribáis cuanto antes.

Agradecemos a todas las personas que han hecho posible la realización de estos cursos, tanto a los organizadores como a los alumnos y a los profesores. Desde luego, cada vez existe más preocupación por todos los aspectos implicados en la salud geoambiental. Y esta creciente conciencia social es lo que más nos mueve.

¿Os veremos en el próximo curso?

Un premio a la divulgación periodística

Éstas son unas Navidades muy especiales para la Fundación para la Salud Geoambiental, de la que como ya sabéis soy vicepresidente. Llevábamos meses trabajando en la convocatoria del I Premio de Periodismo Geoambiental, y por fin el galardón ve la luz. El ganador de esta primera edición ha sido Javier Gregori, periodista de la Cadena Ser, por el reportaje que realizó el pasado 14 de mayo de 2010.

No ha sido fácil fallar este premio porque han concurrido trabajos de gran calidad periodística y divulgativa. Además, las candidaturas presentadas son especialmente meritorias, dada la dificultad añadida que supone informar sobre la salud geoambiental. El problema de las radiaciones naturales y artificiales no es sencillo de explicar y siempre es una tentación, tanto para los periodistas como para nosotros, como fuente informativa, caer en la simplificación del problema, en un intento de hacerlo más comprensible para la gente.

Pero Javier Gregori, que tiene a sus espaldas una larga trayectoria en información científica, ha hecho sencilla esta tarea, planteando las preguntas apropiadas, con un talante inquisitivo y abierto e interesándose por cuestiones tan relevantes para nuestro bienestar como desconocidas aún por la opinión pública. El resultado de su rigor y profesionalidad es no sólo el reportaje premiado, sino otros muchos trabajos (aquí otro ejemplo, éste en versión vídeo) que convierten la labor periodística de Gregori en un auténtico activo para ir concienciando a la población sobre la necesidad de protegerse de las radiaciones del entorno y de poner en marcha determinadas medidas de protección geoambiental.

En la Fundación para la Salud Geoambiental estamos muy satisfechos por el éxito de convocatoria que ha tenido este Premio de Periodismo Geoambiental entre los profesionales de la información. Como os digo, ha sido muy difícil elegir al ganador y sólo esperamos que en próximas convocatorias siga siendo igual de difícil. Eso significará que los reportajes publicados merecen la pena y que la opinión pública estará cada vez más y mejor informada sobre los efectos de las radiaciones en nuestra salud.

Desde aquí, mis más cordiales felicitaciones a Javier Gregori y a la Cadena Ser, y felices fiestas a todos vosotros.