“¡Tranquilos, no hay ningún riesgo! Y además, el agua está muy buena”

Esto fue los que nos contaron en aquel entonces, como autoridades responsables de nuestra salud, el ministro de Información y Turismo don Manuel Fraga y el embajador de los Estados Unidos, cuando se bañaron juntos en las playas almerienses de Palomares. Y ¿por qué? Para demostrarnos que no existía ningún riesgo por la presencia en el agua de unos pocos kilogramos de plutonio, uranio y americio contenido en las bombas atómicas caídas por accidente en nuestras costas.

Cuarenta y cinco años después, como ha ocurrido con tantas mentiras gordas de la historia, descubrimos que el animalito ni era tan manso ni era pequeñito. En realidad, se trataba de un monstruo atómico tipo Godzilla capaz de arrasar con 50.000 m3 de terreno de un solo mordisco, dejando la parcela inservible hasta para la recalificación urbanística más salvaje. Ojo, lo de recalificar no es broma, que se ha intentado.

Tengo que reconocer que durante años llegué a creer que las bombas de Palomares no habían sido más que un episodio anecdótico de aquella España de los sesenta en la que me tocó nacer, que el daño estaba realmente controlado y que no había riesgos, como nos habían contado las autoridades en su momento. Pero ha resultado que el hecho no ha sido tan pintoresco, y nos viene a recordar que constantemente jugamos con fuego sin querer aceptarlo. Y además, negamos lo evidente: que es peligroso y no siempre sale como las autoridades nos aseguran que saldrá. Nos dicen que no hay peligro con las centrales nucleares actuales que pretendemos mantener en funcionamiento mas allá de la fecha acordada inicialmente para su cierre. Y tendremos que custodiar el sarcófago de hormigón de Chernóbil durante ¿cuánto? ¿25.000 años?

¿Y qué pasa con las radiaciones de las antenas base de telefonía móvil, y con los usuarios de teléfonos móviles, wifi o teléfonos inalámbricos DECT? ¿Y con los campos de las líneas de transporte eléctrico y transformadores urbanos? ¿Qué noticias nos darán dentro de 20 o 45 años?

¿Estás dispuesto a aceptar que las autoridades sanitarias y políticas realmente tienen toda la información y control? ¿Crees que saben garantizar nuestra salud y seguridad ante energías que ni los científicos más punteros llegan a comprender por completo? Y lo más importante, ¿crees que pueden protegernos de los intrincados mecanismos que interactúan entre esas energías y nosotros?

Las radiaciones de los móviles afectan al cerebro

Ayer los medios de comunicación se hicieron eco del enésimo estudio sobre los efectos de las radiaciones de los móviles en el cerebro. En esta ocasión, el estudio constata un incremento en el metabolismo de la glucosa, que es un indicador habitual de actividad cerebral. Los resultados han sido publicados en la prestigiosa revista científica The Journal of the American Medical Association (JAMA).

Tal y como se explicaba en la noticia de El Mundo, «hablar durante 50 minutos por un teléfono móvil o un inalámbrico casero puede provocar alteraciones en las regiones del cerebro cercanas a la oreja que se esté usando, aunque no está claro que la salud vaya a verse perjudicada por este efecto”.

Y lo cierto es que, como ya sabemos, todavía no hay datos concluyentes sobre los efectos de las radiaciones de móviles en nuestra salud. Pero sí hay demasiados indicios de que inocuo, lo que se dice inocuo, no es. Y si no, ¿por qué los propios fabricantes de móviles recomiendan precaución a los usuarios de estos aparatos? Copio un par de frases del manual de mi teléfono móvil:

“Mantenga una distancia de 25 mm entre el dispositivo Blackberry y su cuerpo mientras el dispositivo Blackberry está transmitiendo”.
“Los efectos a largo plazo por exceder las normas de exposición a RF [radiofrecuencia] pueden presentar el riesgo de daños graves”.

Mirad los folletos de vuestros móviles y encontraréis advertencias similares. Si no hubiera ninguna amenaza para la salud, evidentemente los fabricantes de estos aparatos no incluirían frases semejantes, contrarias a sus intereses.

Ayer lo explicaba muy bien mi compañero José Miguel Rodríguez, director de Geosanix, en Punto Radio. Esta emisora dedicó una gran parte del programa Queremos hablar a explicar los riesgos de los móviles (avanzad el audio hasta un poco antes de la mitad de la barra de tiempo).

Y vosotros, ¿cuántas horas al día habláis por el móvil? ¿Lo ponéis pegado a vuestra oreja? ¿Usáis el móvil incluso en ocasiones en las que tenéis un teléfono fijo a mano? ¿Usáis auriculares de baja radiación?